Nostalghia

FIRMAgasol
Impresiones perdidas de un tiempo no vivido en un lugar que pertenece solamente a la imaginación. Pones el tocadiscos que no existe, suena la canción y estás muy lejos.
 La belleza siempre en fuga, efímera. América y sus gentes y sus tropas y sus paisajes y sus chicas. Y sus chicas de películas que resultan estar todas gordísimas. Mentira y realidad a la vez. Viaje a través de las estrellas hasta el fin de todos los tiempos, de todas las cosas, en una ranchera.
 Los ritmos de la infancia. Los puramente americanos y sus fronteras diluidas. De ahí a Alemania. En las ciudades y a través del espejo. El reflejo de una vida que nunca ha sido vivida ni lo será.
 Un sueño que, como todos, en poco o nada se parece a la realidad. Su naturaleza es autodestructiva. Ha nacido para hacerse añicos. El espejo y sus restos. Cortan corten.
Y sigue girando aunque pidas que pare. Y no regresa por más que supliques. Convulsiones y conmociones. Una marca. Indeleble. Para siempre. El tiempo y sus canciones. Hasta las más horteras como auténticos detonadores pero no lo reconoceremos sería ser demasiado blando.
El espacio se abre cual embudo y lo atravesamos hasta vernos flotando en un manantial de imágenes y sonidos, de miradas y ruidos, de anhelos y muerte. El fin de otra etapa, el nacimiento de millones de sensaciones. El deseo de lo imposible que asciende a lomos del pop ordinario y es entonces cuando te imaginas en una danza ideal con ella (¿con cuál de todas?) bajo la lluvia, la luz de una farola o las dos cosas
¿dónde estabas tú…?
La adolescencia, pues, como la cúspide del sueño. Sobrevaloradísima en lo terrenal, infavaloradísima en lo espiritual. Todo como una grabación. Las representaciones ya no son nuestras, nos las dan hechas. Mezclas y remezclas absurdas de lo peorcito de esa etapa. Pero también auténticos hitos, flechazos de enorme calado lírico en su honestidad.
 Una chica y una pistola es lo único que se necesita para hacer una película: Godard. Una chica, un chico, una playa y una canción. Una playa y un atardecer. Una playa y un fin y una canción.
 El disco es una basura pero te rindes al estimulante viaje. Viajero por tres minutos y la resaca. Desearías estar lejos, ser otro. Que todo fuera mejor, que la gente apestara menos, que el mundo fuera un lugar más habitable. ¿Pero no estás siendo egoísta? La felicidad es siempre egoísta. Tú y tus travesías. Tú apestas como el resto de la gente embrutecida en las imágenes que ya no valen. ¿Quiénes éramos cuándo éramos lo que éramos?
 Esto daría, dará para otra entrada u otras dos o tres.
Así que feliz en los treinta. Somos mucho más interesantes que antes. Tiempo de descubrir nuevas canciones. Mejor las viejas porque de lo nuevo poco se salva. Da igual, encuentras melodías actuales y te gustan porque te transportan Y peor, hallas títulos que debiste conocer en su día y ahora es tarde; transportado también. ¿Qué hacer? Es un cuento que nunca acaba como en una celda siempre de vuelta a los 90’s horteras y frívolos y finalmente tristes
 nunca dejan de lado esa pesadumbre porque desde que existen son cosa del pasado y mejor ahí donde sólo se les pueda mirar a través de su vitrina porque en la vitrina luce deliciosa la carne adolescente y sus siempre viejas andanzas y sus sonidos pero la música que evoca los 90 suele estar hecha en el siglo XXI o sea música moderna para recobrar otro tiempo porque la que lo habitaba rara vez conectaba con el espíritu me vienen a la cabeza un par ahora
debe de haber más pero a quién se le va a ocurrir con la que está cayendo 
 y sin trabajo un texto más para El hombre blandengue que será incomprendido y mejor: el vómito siempre mejor dentro y si es fuera que nadie te vea.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s